Time is running out

Who hasn’t felt at some point in their lives that time was running out? Certainly not in youth. But, at a certain age, we start pondering this question and try to figure out a roadmap and stick to it. We probably make a bucket list of things we want to do or want in our lives. Some, like myself, […]

Read More…

We all have a breaking point

We all seem to have a breaking point, no matter how strong and levelheaded we think we are. We may promise and convince ourselves that we won’t go there and one day, much to our surprise, we crack and lose our cool. Exactly what happened to me the other day. I thought I had lost my […]

Read More…

El desamor siempre gana

Siempre que apuestas por el amor, el desamor gana. Por que el tiempo y la costumbre, sea cual sea su intermitencia y duración, todo lo disuelve. A veces queda algún rescoldo de añoranza, aunque otras sólo un simple recuerdo anecdótico que se asoma cuando pasas por algún lugar de entonces. Aunque gane el desamor, al […]

Read More…

Mascotas y su vida secreta

No tengo hijos, pero tengo muchos sobrinos que incluyen cachorros de perro. Desde hace un tiempo las mascotas me cautivan  por su inteligencia y amor incondicional. Y sé que cuando los dejas un rato sin atender, tanto los niños como los animales hacen de las suyas. Por eso, me muero de curiosidad por ver la […]

Read More…

Anoche soñé…

Anoche soñé que me enamoraba. Algo curioso pues ni está en mi radar ni es algo que veo que ocurra en la vida real en un futuro cercano o lejano. Pero en el sueño me encontraba con un ser humilde y bello que me quería.

Read More…

Reinventar mi vida a los cincuenta.

No lo generalizo porque es un acto muy personal. Somos animales de costumbres y rutinas únicas y cada uno pasa por sus propias experiencias. Así yo, de repente, me encuentro reinventando mi vida y buscando mi nueva rutina y costumbres que de cierto modo lo que se busca es algo de seguridad en esta vida […]

Read More…

De la noche a la mañana, cambio de rumbo.

Dicen que los cambios más duros emocionalmente son las mudanzas, un despido y bueno, el divorcio. Quizá porque todos ellos conllevan un cambio drástico de rutina, de vida. Todo lo que hacías con asiduidad, que daba un sentido quizá falso de seguridad, de un día para otro se desvanece. Te encuentras como si te hubieran […]

Read More…