El engaño para sobrevivir el curso escolar

Este año me lo he pasado, como muchos otros profesores, vendiendo esperanza y alegría donde no la había. Los chichos han estado a la altura pero no se ni como lo han hecho. Les hemos engañado con mil métodos y tareas para que se enfocarán en unas clases que les hicieran olvidar el presente que se vivía. He tenido mucha suerte o es que me han seguido la corriente hablándome de autores, cuentos, historia medieval, filosofía y de cosas que no tenían nada que ver con la pandemia. Ellos han sido sin saberlo mi salvación porque me he tenido que olvidar de mi misma y ponerles en el centro de mi universo. 

Hoy ha terminado el curso escolar, que parecía interminable, con mil obstáculos que hemos logrado superar.  Ha sido como escalar una montaña sin tener donde agarrarse. Sin una hoja de ruta. Pero lo hemos conseguido. Hemos ganado y hemos perdido. Las ganancias han sido  saber que nos ajustamos a las circunstancias sean cuales sean y con voluntad, todo se puede. Hemos remado estas aguas juntos, con los profesores al timón rezando por ver tierra firme. Hemos perdido tiempo valioso sin poder estar con nuestras familias y amistades. Algunos han perdido amigos y familiares. Pérdidas de algún modo compartidas. Quizá este dolor, este miedo nos ha acercado a todos a pesar de la distancia. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s