Se paró el reloj de mi vida.

banco solitario

Se paró el reloj de mi vida by Bookmouse

Recuerdo aquel día en que se paró el reloj de mi vida. De repente las manillas se pararon. No corría ni una ligera brisa. El tiempo cesó ese día y los que les siguieron. Todo perdió su color y se volvió una foto en blanco y negro. Los días transcurrían quietos sin el tic tac de las manillas.  

Me senté en un banco y fui la ausente espectadora. Ese banco, mi refugio al que suelo ir cuando me quiero esconder del mundo. A veces tengo acceso a el, otros voy a el sin llegar físicamente. Es mi banco, el banco que me acoge para ver la vida pasar mientras el tiempo, aquel tiempo, parecía haberse paralizado. Como un corazón que deja de latir. Así se siente uno a veces, como si la vida hubiera perdido su latido, su sentido y el tiempo no parece transcurrir.

Se desangró mi vida, y mis ganas de vivir, hasta que el reloj volvió a dar las horas y el filtro de la cámara también volvió a darme su color. Porque así es la vida. Hay momentos en que los relojes se paran por un tiempo, pero siempre vuelven a despertarnos con su latido. 

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s