Corazón tan grande…

Enfermó, no sabemos bien de qué puesto que nadie quiso hacerle la autopsia en la falaz seguridad de que el fumeteo era lo que acabó con ella. Pero se equivocaron todos, no fue un resfriado ni fue cáncer… fue un mal de los muchos acabaron matándola, y ella se dejó.

Read More…

…y todo lo demás: El roto

  Me lo decía siempre a risotadas, que no llegaría a los 50. La broma siempre era la misma. Con lo que iba a cobrar de jubilación, mejor muerta que en la calle. También solía añadir que no le apetecía durar más, que se negaba a sufrir la pérdida de un ser querido. “Mejor me […]

Read More…