Añoranzas de verano.

Añoranzas de verano.

Añoranzas de verano. Benasque, Spain.

Pudo ser el verano que España ganó la copa del mundial. Un verano que me marcó y viví con las ilusiones de una niña, la niña que había olvidado. Fue el verano del amor, de la paz, de la ternura, del encuentro, del desencuentro, de la alegría y la pena. De las ganas de vivir y al mismo tiempo de morir. El verano de las emociones. El verano que deseé que se parara el mundo y después de disfrutarlo, apearme.

Todos tenemos veranos que nos marcan. Veranos que al llegar el otoño se nublan y nunca quedan en el olvido como los amores de verano. Algunos llegan tardíos, otros vienen de la muy lejana juventud y quedan atrapados en el tiempo y nada los cambia.

Recuerdo ese verano como el comienzo del cambio. Algo se rompió y tanto bueno como malo salió de él. Lo añoro por mucho que después sufriera la pena de la despedida. Lo añoro porque será irrepetible, como todo. Lo añoro porque fue cuando apareció mi musa…

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s