Melancolía

Hoy tras un día lleno de alegría según el curso llagaba a su fin volví cargada de regalos de mis chicos a casa y fue entonces tras abrir sus tarjetas llenas de palabras de gratitud en una lengua que no es la suya sino la mía,  me entró la melancolía. El corazón me rebosaba de agradecimiento y ahí quedé sentada un buen rato perdida en una bruma de recuerdos y emociones que estas muestras de cariño despertaban.

Sentí no poder leerle las tarjetas a mi abuelo, a mi abuela y a mi buen amigo Tom. Sé que puedo compartir con gente que vive y quiero pero por algún motivo en ese momento pensé en mis seres queridos que ya no están. No sé el porqué de esta nostalgia repentina.

Melancolía, que me abrazas cuando menos me lo espero, que vienes a mi encuentro en soledad para así poder disfrutarte en momentos quietos como el de esta tarde. Gracias por venir a arroparme con recuerdos que aunque a veces precipiten lagrimas, son un síntoma claro de un corazón que late y rebosa de querer yendo más allá de lo terrenal.

¡Qué suerte la mía! Un corazón tan sensible y lleno de emociones que dan sentido a mi vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s