Esa paz, esa paz…

“¿Y para eso has pagado a un médico? Eso te lo podría haber dicho yo gratis, que siempre que hablamos acabamos abriendo mil temas sin terminar ninguno porque a ti se te va la bola”. Así era. Aunque supiera lo que le pasaba prefería que un loquero se lo diagnosticara, no para cambiar nada, sino […]

Read More…