El desamor siempre gana

Siempre que apuestas por el amor, el desamor gana. Por que el tiempo y la costumbre, sea cual sea su intermitencia y duración, todo lo disuelve. A veces queda algún rescoldo de añoranza, aunque otras sólo un simple recuerdo anecdótico que se asoma cuando pasas por algún lugar de entonces. Aunque gane el desamor, al […]

Read More…